6256817 (Este número es solo para compra de publicidad) sanvicentedechucuri@gmail.com

[sg_popup id=2]

Desde hace varias semanas se divisan grandes islas de troncos sobre el río Sogamoso en Santander. Este fenómeno generó preocupación, pues la descomposición de esta madera afectaría el ciclo de vida de los peces de la región.

Según la información suministrada por Isagén, el área de estas islas sería de 15 hectáreas. Es decir, en ellas cabrían 19 canchas de futbol de dimensiones como la del estadio Alfonso López de Bucaramanga.

Ricardo Rueda, quien registró imágenes de dichas empalizadas, advirtió a Vanguardia.com que el ecosistema está en riesgo debido al gas metano que emana dicha madera.“El fenómeno de descomposición produce un daño significativo en la calidad del agua. Para la vida de los peces no es bueno que exista esa madera. Ese gas los mata…”.

De acuerdo con Rueda, aquellas islas se han formado en diferentes sectores de Zapatoca y Betulia. “Hay puntos en que ni siquiera pueden pasar los botes. Es dramático. Incluso hay gente que se para en el puente Gómez Ortiz la inmensa isla que se formó allí”.

En el río Sogamoso se encuentran especies de peces como el hocicón del río Chucurí, bocachico, dorada y picuda, que son endémicos de la cuenca del Magdalena.

¿De dónde viene esa madera?

Ricardo Rueda afirmó que la madera que hay sobre el río Sogamoso es la misma que fue talada para la construcción del embalse de Topocoro.

“Mucha de esa biomasa corresponde a la que retiraron para hacer la represa. Fue cortada y no la recogieron. Por las lluvias, al subir el nivel del río, esa madera entra al cauce del embalse y empieza a flotar. Diría que hay cientos de toneladas agrupadas”.

El material se retiraría en los próximos días

Voceros de Isagén informaron a Vanguardia Liberal que en  inmediaciones del puente Gómez Ortiz de Zapatoca se suelen formar estas empalizadas, formadas por material quese desplaza desde la cuenca alta del río Sogamoso. “Tenemos un programa de retiro de macrófitas y material flotante”.

Sin embargo, la compañía afirmó que está a la espera de que las lluvias se reduzcan para proceder a retirar dicha empalizada. “Tenemos una empresa contratada para tal fin. Ese material no lo generamos nosotros, lo trae el río“.

Con la disminución de las lluvias, que permitió que este miércoles fueran cerradas dos de las cuatro compuertas que permanecían abiertas en el embalse Topocoro, es posible que la recolección de esta madera se inicie esta semana para que sea trasladada a puntos de acopio designados por la Autoridad Nacional de Licencias Ambientales.

Sin embargo, Ricardo Rueda criticó esta respuesta, pues considera que Isagén está en la obligación de garantizar el mantenimiento del embalse. “El nivel del agua no es una excusa. Es descuido y abandono. Como el problema está aguas arriba no les importa, porque igual ellos generan energía. Deberían estar limpiando constantemente, con botes permanentes, pero no lo hacen”.

Según Rueda, las islas se empezaron a formar desde hace aproximadamente seis meses. “Los troncos se van agrupando de a poco. ¿Por qué esperaron a que se formaran esas islas? Cada día es mayor el problema, perece a las islas de basura que se forman en los océanos”.

Controles a la pesca

Además de las empalizadas, Ricardo Rueda solicitó mayores controles a la pesca, para evitar la desaparición de las distintas especies de fauna. “Hace poco vi cómo varias personas emplean chinchorros o trasmallos, pero todos se hacen los de la vista gorda. De esta forma arrasan con el pescado que queda, porque agarra todos los animales que pasan“.

Por esto razón, el hombre pidió que en el lugar se realice únicamente pesca artesanal y deportiva. “La pesca deportiva es una buena opción para generar ingresos en la represa, pero ¿qué pesca deportiva se podría desarrollar en un río lleno de madera? ¿Quién va a navegar en un embalse con estas islas?”, se pregunta.

Además, rueda señaló que esta madera sería un obstáculo para desarrollar las actividades recreativas que se podrían realizar en el embalse.

*Imágenes suministradas: Ricardo Rueda
Redacción: Vanguardia Liberal.