Demanda busca que esta empresa reponga un tramo entre Bucaramanga y Barrancabermeja.

Durante la audiencia de pacto de cumplimiento dentro del proceso de acción popular que interpusieron los gremios de Santander contra la empresa canadiense Isagén, por el tramo de vía que construyó hacia Barrancabermeja, según los demandantes, la generadora de energía no mostró su intención de reponer la calzada que hoy está en pésimas condiciones y tiene con paso restringido a los vehículos de carga pesada entre Bucaramanga y el Puerto Petrolero.

Así lo señaló el abogado representante de los gremios, Alejandro Alvarado Bedoya, quien indicó que Isagén no aceptó una fórmula de arreglo y se niega a responderle a la región por los daños en los 11,5 km de vía nueva que construyó en reposición del tramo que se inundó tras el llenado de la represa Hidrosogamoso.

“Isagén no mostró intención de fórmula de arreglo o de inversión. Ya radicamos las pruebas que se componen de estudios sobre la vía, conceptos de la Agencia Nacional de Infraestructura (ANI), del Instituto Nacional de Vías (Invías), y de la Concesión Ruta del Cacao sobre el mal estado de la calzada”, dijo Alvarado Bedoya.

Desde que se inició la construcción de los 11,5 km de vía y dos túneles por parte de Isagén en el 2011, cuando era una empresa del Estado, la Sociedad Santandereana de Ingenieros (SSI), la Cámara de Comercio de Bucaramanga (CCB) entre otros gremios, recomendaron una y otra vez que el tramo no se hiciera por el trazado propuesto porque había una falla geológica, lo que podría representar en un futuro afectaciones en la vía y por ende en la movilidad de pasajeros y carga entre las dos ciudades más importantes del departamento.

Sin embargo, Isagén insistió, hizo caso omiso a las recomendaciones, arrancó las obras y desde su terminación la vía no ha funcionado al 100 % porque siempre ha registrado fallas por la inestabilidad del terreno. De hecho en diciembre de 2010, pocos meses antes de que Isagén iniciara con la construcción, se registró un movimiento de tierra en el sector conocido como La Leona, que afectó la vía a Barrancabermeja y hacia San Vicente de Chucurí y las mantuvo sin paso por varios meses. En 2011, un año después, volvió y ocurrió lo mismo, en menor proporción, y pese a ello Isagén continuó con los trabajos.

La afectación más reciente ocurrió en diciembre de 2017, cuando se movió el coluvión en el sector Mata de Cacao y obligó al cierre de la calzada por varias semanas. Tras unas reparaciones, que no las hizo Isagén sino la Concesión Ruta del Cacao pese a que no había recibido ese tramo de la vía, se habilitó el paso pero para vehículos pequeños, los de pasajeros y carga tuvieron que desviarse por San Alberto para llegar a Barrancabermeja, lo que aumentó de 2 a 6 horas el tiempo de viaje y por ende los fletes y costos.

Daños en vías a Barranca

La Cámara de Comercio de Bucaramanga (CCB), los gremios de Santander y la Gobernación, emprendieron acciones legales contra Isagén. Foto: Jaime Moreno

A los pocos meses se habilitó la vía para buses y algunos vehículos más grandes, sin embargo, para carga pesada no se habilitó y hasta ahora, dos años después, el problema continúa e Isagén no ha tocado un milímetro de este tramo pese a que aún corre la garantía de cinco años durante los cuales la generadora de energía debía reparar los daños que se registraran en el tramo. Pero Isagén dice que no lo hace porque los daños no son estructurales.

El otro grave problema que tiene la vía es con relación al puente Caño Seco que podría colapsar en cualquier momento por un movimiento del terreno. Este puente tampoco ha sido atendido por Isagén. Y para completar, la ANI, el Invías y la Concesión Ruta del Cacao han encontrado fallas en las obras ejecutadas como falta de obras de arte (alcantarillas, cunetas, muros), faltantes en los sistemas eléctricos de los túneles, e inestabilidad en algunos taludes que se han derrumbado.

Durante la audiencia, complementó el abogado, la magistrada exhortó a Isagén a que haga una propuesta frente a la situación, porque una vez se emita la sentencia ya no se podrá hacer nada. “Esperamos que el fallo siente un precedente y se le enviaría un mensaje al departamento y al país, en el sentido en que la empresa sí debe responderle a Santander”, concluyó Alvarado.

Daños en vías a Barranca

La vía provisional que se abrió en medio del derrumbe en el sector de Mata de Cacao ya registra hundimientos y grietas, lo que significa que la tierra sigue moviéndose.Foto: Jaime Moreno


Lo que viene

Una vez se practiquen las pruebas en el proceso, vendría la sentencia de la Magistrada. Los gremios buscarán un espacio para hablar con ella previo al fallo con el fin de contarle las fallas de la vía y las afectaciones económicas y sociales a los gremios y comunidades por el incremento en las horas de viaje y los fletes (en el caso de los vehículos pesados), pues para llegar a Barrancabermeja desde Bucaramanga deben irse por la vía a San Alberto. La sentencia se conocería en 2020.El proyecto

La obra que construyó Isagén fue de 11,5 km entre el sector Capitancitos y Puente La Paz. En el tramo se incluyeron dos túneles y varios puentes, entre los que está el de Caño Seco, con posibilidades de colapsar.

Isagén también construyó la vía sustitutiva hacia San Vicente de Chucurí de un poco más de 25 km, que también se encuentra en malas condiciones porque tiene hundimientos, la cunetas están tapadas y allí se tuvo que demoler el puente La Molinilla porque una falla geológica movió los estribos y lo partió.

El error en este caso estuvo en que el entonces secretario de Infraestructura de Santander, Mauricio Mejía Abello, hoy diputado por el Partido Cambio Radical, le recibió la vía a Isagén por ser del orden departamental, pero hasta ahora la Gobernación no la ha intervenido para mejorar esos puntos críticos.

LUIS A. CÁRDENAS MATEUS
ADN/EL TIEMPO
BUCARAMANGA