Hace tres semanas el municipio de San Vicente de Chucurí vivió uno de sus peores días en materia de infraestructura vial, cuando el movimiento de una falla geológica le quitó de un solo tajo la vía que permite a sus 35.000 habitantes tener contacto directo con Bucaramanga, la capital del departamento.

No obstante, tan solo unas cuantas horas después de que las gigantescas grietas dieran la vuelta al mundo, ya se buscaban soluciones en varios frentes.

Es por ello que las autoridades se atrevieron a decir que a más tardar en dos meses esta vía podría volver a su normalidad.

“Es una vía muy importante para el área Metropolitana de Bucaramanga, toda vez que San Vicente de Chucurí es una despensa agrícola del departamento.

Dependemos del estado del tiempo, si nos permite, avanzamos más, pero en un mes y medio o dos meses podríamos garantizar la transitabilidad en este corredor”, dijo recientemente el secretario de Infraestructura de Santander, Jaime René Rodríguez, en una visita a la zona.

Según el funcionario, el mensaje es tener mucha paciencia y ante todo, precaución.

Por su parte, el alcalde de San Vicente de Chucurí, Oscar Rodríguez, dijo que está prohibido el tránsito por la zona, con el fin de prevenir accidentes.

“Los invito a quedarse en casa y seguir el aislamiento obligatorio. Quienes quieran practicar deporte por la vía tendrán que hacerlo en otro lugar pues serán sancionados quienes intenten cruzar por el sector”, indicó Oscar Rodríguez.

Las autoridades trabajan en los estudios para dar una solución definitiva a esta problemática vial.