La historia de los grupos de autodefensa en Santander, un fenómeno que luego evolucionó a las hordas paramilitares que causaron uno de los peores capítulos de la violencia en Santander quedó consignada en un libro escrito por el politólogo Camilo Ernesto Villamizar y el periodista Juan Alberto Gómez.

Los autores tardaron tres años para recopilar la información y escribir la obra llamada “El modelo paramilitar de San Juan Bosco la Verde y Chucurí”. Este volumeny otro, “El Estado suplantado. Las autodefensas de Puerto Boyacá” relatan la evolución de los grupos ilegales surgidos en el Magdalena medio hace más de 40 años. De hecho, los libros recogen los hechos ocurridos entre 1977 y 2017 en la región.

El Centro Nacional de Memoria Histórica respaldó la publicación de las obras que toman como punto de partida las actuaciones de personajes como Henry Pérez, Ramón Isaza, Arnubio Triana e Isidro Carreño. Las obras relatan la barabrie cometida por grupos como ‘Los Sanjuaneros’, ‘Los Tiznados’ y ‘Los Masetos’.

También sirven como denuncia de “una infinita saga de torturas, homicidios, desapariciones, masacres, desplazamientos forzados, violencia sexual y reclutamiento ilegal por parte de quienes impusieron su ley del terror con la ayuda de ‘manzanas podridas’ dentro de las Fuerzas Militares, así como en contubernio con políticos sin escrúpulos y terratenientes sin alma, valiéndose del narcotráfico, la extorsión y el hurto de gasolina” destaca una reseña efectuada por la Universidad Autónoma de Bucaramanga, Unab donde se presentaron las obras.

Los autores aseguran que su trabajo permitió concluir que los grupos paramilitares contaron con el apoyo, promoción, armamento y entrenamiento del Ejército Nacional de Colombia desde su creación. “Dicha estrategia estaba considerada en los manuales de instrucción militar”.

En estos libros, que fueron entregados de manera gratuita a los asistentes y algunas de las víctimas de los grupos delincuenciales, el lector podrá enterarse de qué fue la masacre de funcionarios judiciales en La Rochela, en el bajo Simacota y la de los dirigentes de la Asociación de Trabajadores Campesinos del Carare y la periodista Silvia Duzán, cometida hace exactamente 30 años en el parque principal de Cimitarra, Santander.

Fuente: Caracol Radio JUAN CARLOS ORDÓÑEZ BERMÚDEZ