El pasado 17 de noviembre el Centro de Atención Inmediata Interinstitucional (CAII) fluvial para el embalse Topocoro de Hidrosogamoso en Santander, que costó medio millón de dólares, cumplió 11 meses en las aguas del espejo de agua pero sin operar, debido a que la Policía aún no lo recibe.

La embarcación, bautizada ‘Pienta’, tuvo un costo de $1.808 millones aportados así: $616 millones de la Gobernación de Santander para dotarla; $1.100 millones de la empresa canadiense Isagén; y $92 millones de Corsogamoso, organización privada conformada por empresarios y propietarios de fincas alrededor del embalse.

Los dineros para la construcción de CAII fueron manejados por Corsogamoso, por lo que la embarcación quedó a nombre de esta corporación. Desde diciembre de 2018 el gobernador, Didier Tavera Amado, ha intentado que la Policía reciba el buque y para ello habló con la directora Administrativa y Financiera de la Policía, general Yolanda

Cáceres Martínez; con el entonces ministro de Defensa, Guillermo Botero, pero ninguna gestión surtió resultado.

El gobernador hasta responsabilizó a la Directora Administrativa y Financiera de lo que ocurriera en el embalse en materia de seguridad porque aún no recibían el buque. Y el último argumento de la Policía fue que por el tema de elecciones no lo recibía.

Sin embargo, Diario ADN conoció un documento en el que se informa que el buque, la lancha rápida y la moto acuática, que conforman el CAII, pasaron a manos de la Gobernación de Santander según escritura pública n ° 3732 de la Notaría Séptima de Bucaramanga.

También se conoció que en los próximos días, por lo menos antes de terminar el año, la Policía recibiría la embarcación, que ya cuenta con el respaldo financiero para sus mantenimiento.