El secretario de Salud de Santander, Luis Alejandro Rivero, manifestó que el número de casos mortales se debe a que en el departamento aumentó la incidencia de dengue y dengue grave, con signos de alarma.

“Un 40% de los casos reportados han sido dengue grave, es decir, que han ameritado hospitalización. Frente a síntomas como fiebre, escalofrío, vómito o dolor de huesos se debe acudir al médico”, recalcó el funcionario.

Un dengue se manifiesta como una virosis, con fiebre, malestar general, dolor de cabeza, dolor detrás de los ojos. Si la persona presenta vómito es un signo de alarma y debe consultar de manera oportuna. Si ocurren desmayos a causa del malestar, tiene manifestaciones hemorrágicas o tiene sarpullido hay que consultar de manera urgente y prioritaria
Un dengue se manifiesta como una virosis, con fiebre, malestar general, dolor de cabeza, dolor detrás de los ojos. Si la persona presenta vómito es un signo de alarma y debe consultar de manera oportuna. Si ocurren desmayos a causa del malestar, tiene manifestaciones hemorrágicas o tiene sarpullido hay que consultar de manera urgente y prioritaria

Por su parte, José Fernando Valderrama, subdirector de Enfermedades Transmisibles del Ministerio de Salud señaló que se esperaba el aumento en los casos de dengue y dengue grave en el país.

“Esperábamos que el 2019 fuese un año epidémico para dengue, no solo porque se presentó el fenómeno de ‘El Niño’, evento climatológico íntimamente relacionado con las enfermedades transmitidas por vectores y en particular con el dengue, sino porque además esta enfermedad tiene un comportamiento tricíclico, cada tres años esperamos que se incrementen los casos de dengue en el país”, explicó.

Según cifras del Instituto Nacional de Salud, INS, en Colombia se han registrado 61 mil 609 casos de dengue en lo que va del año.

Santander se ubica en el cuarto lugar en el ámbito nacional con más registro de casos, después de Meta, Huila y Tolima.

“El departamento de Santander ya lleva más de 4.500 casos reportados de dengue y dengue grave en estas 27 semanas epidemiológicas”, advirtió el funcionario del Ministerio de Salud.

En Bucaramanga, a pesar de que no se han presentado muertes por dengue, la situación no es diferente.

En la actualidad, según cifras del Observatorio Digital Municipal, se han reportado 1.084 casos en la capital del departamento, de los cuales 381 han sido confirmados por laboratorio y 144 se han descartado.

Por grupos de edad, los jóvenes son los más afectados, con 98 casos, seguido de los menores de 6 a 11 años de edad, quienes reportan 77 casos. En adolescentes se han registrado 68 casos, 65 en adultos, 56 en menores de la primera infancia (0 a 5 años) y 17 en adultos mayores.

De estos casos reportados no se ha presentado ninguna muerte.

Las comunas Norte, Provenza y San Francisco son las que más casos han reportado.

En 2018, se confirmaron por muestras de laboratorio 199 casos de dengue y dengue grave en Bucaramanga.

Preste atención a los signos de alarma

Si bien este año se esperaba que fuese un periodo epidémico, se han presentado en mayor proporción casos con signos de alarma.

De acuerdo con el Subdirector de Enfermedades Transmisibles del Ministerio de Salud, la mitad de los pacientes que consultan notifican su ingreso al centro de salud con signos de alarma.

Adicionalmente, el 50% de los casos se han notificado en niños menores de 15 años, por lo que es importante tomar medidas de precaución en los colegios.

Eliminar todo potencial criadero es fundamental para acabar con la proliferación del mosquito Aedes Aegypti y por ende el dengue.

Córtele las alas al dengue

Luis Alejandro Rivero, secretario de Salud de Santander, realizó un llamado a los santandereanos para que desde los hogares realicen los cuidados pertinentes para prevenir el aumento de casos de dengue.

– Evite acumulación de objetos en sus patios o solares.

– Limpie con frecuencia lugares donde se almacene agua como techos, rejillas y desagües.

– Limpie diariamente tanques y manténgalos cubiertos.

– Protéjase de las picaduras con repelentes y use toldillos o mosquiteros.

– Elimine, voltee, vacíe o guarde bajo techo los recipientes que acumulen agua.

– Limpie los bebederos de animales todos los días.

– No dejen llantas, botellas, o cualquier recipiente en desuso que puedan almacenar agua.