La Cámara de Comercio de Bucaramanga (CCB), los gremios de Santander y la Gobernación, emprendieron acciones legales contra Isagén y el Instituto Nacional de Vías (Invías), con las cuales buscan obtener respuestas concretas sobre los daños que tiene la vía sustitutiva entre Bucaramanga y Barrancabermeja y por la cual hasta ahora nadie asume responsabilidades.

La primera acción fue una solicitud de protección de derechos “para asegurar la protección de la moralidad administrativa, el patrimonio público, el derecho a la seguridad y prevención de desastres previsibles técnicamente y el goce efectivo de los bienes de uso público”.

En este documento la CCB le hace unos cuestionamientos a Isagén e Invías sobre la ejecución y cumplimiento de la obra de la vía sustitutiva de 11.5 kilómetros entre el sector de Capitancitos y Puente La Paz (incluidos dos túneles), que construyó la generadora de energía en razón a que la vía existente se inundó por el embalse Topocoro, y que a la fecha registra daños en su infraestructura por cuenta de una falla geológica que tiene afectada la conectividad entre las ciudades.

Exploramos algunas acciones jurídicas, aquellas que nos faculta la ley como de cumplimiento y populares, para exigirle a Isagén que respondaF

El vicepresidente de Desarrollo e Inversión Regional de la CCB, Juan Carlos Rincón Liévano, señaló que la Cámara le hace seguimiento a este corredor vial con la veeduría a la concesión Ruta del Cacao (que ejecuta las obras de la doble calzada). 

Ahora, en vista de que Isagén no ha tomado acciones contundentes para recuperar la vía que construyó, “estamos revisando acciones que vayan más allá de lo meramente preventivo e informativo. Exploramos algunas jurídicas, aquellas que nos faculta la ley como de cumplimiento y populares, para exigirle a Isagén que responda”, dijo.

Isagén y el Invías tienen 15 días para responder las solicitudes de la CCB, de lo contrario se interpondrá una acción popular.

Rincón Liévano indicó que lo que más “duele” de la situación es que se le advirtió a Isagén no construir la vía por donde se hizo pero hizo caso omiso. “Lo más elemental en una vía es que sea transitable y continua, porque eso le garantiza a empresarios y turistas llegar a sus destinos, hacer presupuestos y programarse, pero hoy no vemos eso”, dijo Rincón.

La vía provisional que se abrió en medio del derrumbe en el sector de Mata de Cacao ya registra hundimientos y grietas, lo que significa que la tierra sigue moviéndose

La principal afectación que ha traído esta situación al departamento es un freno a la competitividad, en vista de que los vehículos de carga pesada deben tomar una vía alterna por la que tardan más de seis horas par conectarse entre las ciudades, y no hay conexión directa con el puerto multimodal en Barrancabermeja. 

El veedor de la CCB, Juan Carlos Niño Ríos, explicó que el Invías recibió la vía sustitutiva a Isagén con compromisos que hasta ahora la empresa canadiense no ha cumplido. De los 11,5 km. no se recibieron 1,2 km. porque tenía cuatro puntos críticos por corregir y no se han intervenido. Pero ahora hay 2,5 km. más con siete fallas, es decir, hay 11 puntos críticos que debe atender Isagén y no responde.

Por esta situación, indicó Niño Ríos, Invías inició una reclamación ante la generadora por $44.000 millones. Y aclaró que los trabajos que se hicieron en el sector de Mata de Cacao, donde ocurrió el movimiento de los coluviones, los asumió el concesionario Ruta del Cacao por $600 millones que el Invías deberá pagarle.