6256817 (Este número es solo para compra de publicidad) sanvicentedechucuri@gmail.com

Desde hace años los gobiernos han abandonado las vías de Santander. Robinson Amaya Plata, concejal del municipio de Galán, pone como ejemplo el corredor entre San Vicente de Chucurí, Zapatoca y Socorro. “Son vías sin dolientes”.

 

El cabildante recuerda que antiguamente por estas vías transitaban los vehículos que llevaban ‘progreso’ a Santander y otros departamentos como Cundinamarca y Boyacá. “Antes la vía principal para llegar a Bogotá era Barrancabermeja, San Vicente de Chucurí, Zapatoca, La Fuente, Galán, hasta la cárcel de Berlín en Socorro.

Amaya Plata asegura que aquel tramo permanece en el olvido desde que se creó la vía Barrancabermeja – Bucaramanga, al igual que Pescadero. “Ni una trocha veredal se puede comparar con el estado de esa carretera, está en completo abandono”.

 

Además, el concejal de Galán afirma que la única opción que tienen los residentes de su municipio para desplazarse a otros pueblos es la ruta de bus diaria que se atreve a transitar por esta región. “Agradecemos a esa empresa que hace el sacrificio. Antes hacía tres recorridos diarios, ahora uno solo”.

Otra de las consecuencias del mal estado de esta vía es el freno a la economía de los campesinos. “Corregimientos como La Fuente y municipios como Galán y Betulia quedamos marginados. Al gobierno solo le interesa las vías 4G y nos dejaron a un lado”.

En el caso de Galán, Robinson Amaya afirma que los productores de leche deben casi que regalar su trabajo para poder subsistir. “Sacamos 4 mil litros de leche diarios, pero se venden económicos porque tienen que darla al precio que paguen. Es una región ganadera, pero al estar tan aislada el costo de transporte es muy alto”.

 

Mayor inversión a las vías

El concejal Robinson Amaya cuenta que admira a los boyacenses, porque el estado de sus carreteras es óptimo para los agricultores. “Allá no tuvieron que hacer un Panachi, algún Cerro del Santísimo para llevar turismo. Simplemente pavimentaron las vías a todos los pueblos”.

En su opinión, Amaya Plata considera que el dinero que se invirtió en aquellos sitios turísticos, que generan polémica en Santander por sus estados financieros, se pudo recuperar gran parte de la malla vial del departamento. “En Monguí pavimentaron y se especializaron en hacer balones. En otros lugares los turistas llegan por buenas carreteras a consumir dulces y comprar ruanas, artesanías… Eso sí es ayudar a la comunidad”.

Por esta razón, el cabildante señala que los gobernantes de Santander necesitan comprometerse más con las necesidades de los ciudadanos. Reitera que municipios como San Vicente, Betulia, Zapatoca, Galán, Hato, Palmar y Cabrera, podrían conformar un corredor turístico. “Son una despensa agrícola y pueden ser potencia turística por su naturaleza, fuentes hídricas y clima. A los gobernantes les falta más inteligencia. Da tristeza que los dirigentes piensen en sacar pecho y hacer obras para lucrarse ellos mismos y no piensen en nuestros pueblos”.

Igualmente, el concejal afirma que la comunidad está cansada de las falsas promesas que se hacen durante campañas políticas y solicitan acciones reales. “La corrupción no es de ahorita, es desde hace muchos años. Si algún día se construye este corredor incluso podría ser una alternativa vial. Se podría descongestionar Pescadero”.