6256817 (Este número es solo para compra de publicidad) sanvicentedechucuri@gmail.com

El intenso fenómeno de ‘El Niño’, sumado a la falta de planeación de las administraciones anteriores, generó el desabastecimiento de agua en Lebrija, Los Santos y Capitanejo. Para hacerle frente a esta emergencia, el gobernador de Santander, Didier Tavera, declaró la calamidad pública.

Al respecto, Tavera aseguró que una de las primeras acciones que se realizará consiste en destinar y movilizar recursos para la atención, con el fin de “garantizar que vía carrotanques y recursos en combustibles podamos hacer el traslado del líquido a estos municipios”.

sequia

Así mismo, con la decisión se pretende darle prioridad al suministro del líquido a los centros educativos, teniendo en cuenta que el próximo 18 de enero se dará inicio al año escolar. “A los niños y jóvenes los necesitamos en las escuelas. Tenemos que garantizar el abastecimiento de agua en estos planteles educativos para no afectar el calendario escolar”.

De igual manera, al declarar la calamidad pública se activan protocolos sanitarios para evitar epidemias, especialmente de enfermedades como el dengue, chicunguña y zika.

Además, el Gobernador de Santander aseguró que se deben adelantar planes para que esta situación no se vuelva a repetir. “Lo que tenemos que hacer en esta época de sequía es prepararnos para cuando vuelvan las lluvias, nosotros debemos tener las disposición y la capacidad de poderlas captar, aumentando por ejemplo los vasos de las represas”.

Por este motivo, Tavera indicó que se requieren acciones inmediatas por parte de los mandatarios locales, como por ejemplo la declaratoria de bienes de utilidad pública para ampliar los vasos de los embalses y empezar a proteger las fuentes de las microcuencas hídricas, así como empezar a identificar zonas donde se podrían construir represas.

Al respecto, el secretario de Infraestructura de Santander, Mauricio Mejía, aseguró que hay varios proyectos que están a la espera de asignación de recursos. “El gobierno hasta ahora inicia la conformación de su plan de desarrollo y ahí van a quedar incluidas unas partidas importantes para apoyar estos municipios”.

Entre tanto, otros 20 municipios de las seis provincias del departamento se encuentran en alerta roja: Rionegro, Barrancabermeja, Betulia, San Vicente de Chucurí, Guavatá, Veléz, Aguada, Socorro, Coromoro, Cabrera, Barichara, Pinchote, Villanueva, Aratoca, Carcasí, Enciso, Málaga, Guadalupe y Suaita.