6256817 (Este número es solo para compra de publicidad) sanvicentedechucuri@gmail.com

En agosto de 2016 quedó en firme la aplicación de Decreto 1500 del Ministerio de Protección Social (aplicado por el Invima), que cierra los mataderos de animales que no cumplan con la normatividad sanitaria e inocuidad en el tratamiento del producto.

Se determinó que, inicialmente, en el país se cerrarían 208 de los 642 mataderos existentes.

Esa normativa sanitaria para las plantas de beneficio animal, que se ha tratado de implementar hace años, tiene preocupados a los frigoríficos de Santander, pues estiman que hay un creciente sacrificio ilegal, fenómeno que ha cubierto el degüello que se practicaba en mataderos a los que les fueron cerradas sus puertas.

De acuerdo con Jorge Quintero Pimentel, ge-rente del Frigorífico Río Frío S.A.S y presidente de la Asociación de Frigoríficos de Colombia, en Santander se tenían 52 mataderos de los cuales 30 cerraron sus puertas; es decir, hoy funcionan 22.

“Los 30 cerrados generaban un sacrificio mensual de 2.000 animales y solo 500 están llegando a otros mataderos. Lo anterior significa que fuera de Bucaramanga y su área metropolitana se sacrifican en la clandestinidad aproximadamente 1.500 bovinos”, agregó.

Quintero Pimentel comentó que con la medida del Invima no se ha formalizado el mercado, lo que ha llevado a que tome fuerza la clandestinidad al no articular el cierre con los con-troles para frenar la informalidad.

“Nos hemos reunido con alcaldes y expendedores presentando oportunidades. Por ejemplo, estamos llegando a través de alianzas a Aratoca, Ocamonte, San Vicente y Valle de San José; sin embargo, con otros municipios (donde se cerraron mataderos) no se han buscado fórmulas de abastecimiento, a pesar de que proponemos subsidios al transporte para que el precio al consumidor no se incremente”, explicó el gerente del Frigorífico Río Frío S.A.S.

El directivo dijo igualmente que un ejemplo es lo ocurrido con San Vicente de Chucurí.

“Eran 250 reses registradas y nosotros cubrimos 200, lo que significa que 50 aún están fuera; sin embargo, en un trabajo con alcalde y expendedores, se cubre el 80% del mercado legal”, sostuvo Quintero Pimentel.

Los dos frigoríficos

El sacrificio de Bucaramanga y el área es del orden de los 16 mil ejemplares mensuales entre los dos frigoríficos.

A través de una campaña de carácter privado, el gremio, ganaderos y expendedores pretenden incentivar el consumo de carne, que de estar en 21 kilos per cápita año se ubica en la actualidad en 18 kilos, cediendo terreno importante frente a sus dos más fuertes competidores, la carne de cerdo y el pollo.

Publicada por
REDACCIÓN ECONOMÍA / Vanguardia Liberal