6256817 (Este número es solo para compra de publicidad) sanvicentedechucuri@gmail.com
Hace 57 años, los campesinos de Colombia empezaron a sentir la guerra, a abandonar sus tierras y hasta perder la vida a causa del conflicto armado. Una de las razones era la contaminación de minas antipersonales que, no solo atentaban contra la Fuerza Pública, sino también contra la población civil.

Santander no se libró de la situación y municipios como Sabana de Torres, San Vicente de Chucurí, Carmen de Chucurí y Barrancabermeja, tenían cientos de estos artefactos, que apenas el 6 de agosto del 2016 empezaron a destruirse, gracias a labores que adelanta personal del Ejército Nacional.

Foto: Batallón de Desminado Humanitario.Foto: Batallón de Desminado Humanitario.

“Aún faltan algunos municipios en los que también hubo registros y la gente no lo sabe”, afirma el teniente coronel Luis Fernando Leiva, comandante del Batallón de Desminado Humanitario No. 3.

Desde 1990 hasta la fecha, en Bucaramanga se registraron 25 episodios, en los que 13 personas resultaron víctimas de minas antipersonales, 3 en el municipio de Cimitarra, 7 en Curití y “muchas más en otros lugares”, asegura el teniente coronel.

Es por eso que a partir de este semestre un equipo de 350 soldados profesionales, capacitados, entrenados y certificados por la Organización de Estados Americanos (OEA) y la Dirección de Acción Integral contra Minas Antipersonal, empezará a descontaminar ocho nuevos territorios como la capital santandereana, Piedecuesta, Cimitarra, Curití, Girón, Landázuri, Simacota y El Socorro.

El objetivo, según el comandante, es que esta zona de Colombia esté libre de minas antes de 2019, lo que la convertiría en el primer departamento libre de estos artefactos. Lo que también buscan departamentos como Caldas, Cundinamarca, Antioquia, Nariño, La Guajira, Meta, Caquetá y otras 9 zonas, donde operaron grupos armados al margen de la ley.

A finales de 2017, las autoridades despejaron 421.568 metros cuadrados a nivel departamental, en los que 233 minas fueron desactivadas y se hallaron 25 municiones de diverso tipo.

A la fecha, San Vicente de Chucurí y Sabana de Torres ya están libres de este riesgo. “El sueño es que lo sean todos los rincones”, concluye el comandante Leiva.

Fuente:  Angélica Blanco Ríos – Radio Nacional Bucaramanga