6256817 (Este número es solo para compra de publicidad) sanvicentedechucuri@gmail.com

W3C_validator

Según un informe del IDEAM existe probabilidad de crecientes súbitas en las cuencas de los ríos:

  • Fonce, principal arteria fluvial del municipio de San Gil.
  • Suárez, que recorre las provincias de Vélez y Comunera.
  • Sogamoso, que baña los municipios de los Santos, Zapatoca, Betulia, Girón, San Vicente de Chucurí, Sabana de Torres, Puerto Wilches y Barrancabermeja.
  • Chicamocha, que pasa por las provincias de García Rovira y Guanentá.
  • Lebrija, Suratá, Opón y Carare.

“Básicamente todos los ríos del departamento de Santander se encuentran entre alertas amarilla y naranja por lluvias de variada intensidad, las cuales se prevé generen incrementos súbitos en los niveles de estos ríos y sus afluentes”, señaló Luis Alfonso López, Meteorólogo del IDEAM.

El departamento también se encuentra en alerta naranja por condiciones de deslizamientos en municipios de la parte sur como Encino, Coromoro, Oiba, Charalá y Mogotes, hacia la parte norte Matanza y hacia la parte suroccidental Vélez y Landázuri.

En alerta amarilla se encuentran El Playon, Ríonegro, Girón, San Vicente de Chucurí, Cimitarra y la vía hacia Pamplona, entre otros.

Ante esta situación, el El Instituto de Hidrología, Meteorología y Estudios Ambientales hace un llamado de atención especial tanto a pobladores como a las autoridades locales y regionales de Gestión del Riesgo para que mantengan atento seguimiento al comportamiento de los niveles en estos ríos y sus afluentes.

“Octubre es el mes más lluvioso de la segunda temporada del año, incluso más que septiembre, por esta razón monitoreamos los afluentes las 24 horas del día. Sin embargo, invitamos a las personas a estar atentas a los pronósticos y a las autoridades regionales a que se mantengan alerta porque las lluvias irán hasta noviembre”, explicó López.

De acuerdo con la Dirección de Gestión del Riesgo de Santander son 50 los municipios afectados este año por la temporada invernal.

“En Santander no ha dejado de llover este año, no hemos tenido temporada seca, razón por la cual tenemos un alto nivel de saturación en ríos y suelo. Ante esta situación hemos trabajado activamente con los bancos de maquinaria, en la entrega de ayudas humanitarias, la evacuación de familias y la construcción de obras de mitigación para evitar mayores inconvenientes”, expresó Ramón Ramírez, Director de Gestión del Riesgo del departamento.

Debido a las características de ubicación en la cordillera, Santander es un departamento vulnerable a los deslizamientos cada vez que llueve.

“Hoy continúan deslizamientos en algunos sectores, en el municipio del Palmar en una de las vías de acceso al municipio, en la vía Chima – Contratación y Chima – Simacota a pesar de que estamos trabajando se siguen presentando deslizamientos”, señaló Ramírez. Municipios como el Socorro, Enciso, Rionegro, San Vicente de Chucurí, San Miguel, Capitanejo, Gámbita, El Playón, Girón, entre otros, han sido los más afectados por esta temporada invernal.

Las vías del departamento también se ven interrumpidas por el invierno. Las fuertes lluvias que se registraron el pasado sábado generaron derrumbes en las vías que de Bucaramanga conducen a Barrancabermeja y Pamplona.

Recientemente se conoció que en el sector Mata de Cacao que comunica a Bucaramanga con Barrancabermeja hubo caída de rocas que tienen el corredor vial con paso restringido, igualmente en la vía Curos – Málaga, en el sector el Tope.

De manera preventiva, el Director de Gestión del Riesgo de Santander invita a las comunidades a “revisar techos, canales, tejas dañadas, alcantarillado, identificar y reparar daños en la infraestructura de las viviendas, retirar los escombros que pueden represar las aguas y pedir a la autoridad ambiental la poda de los árboles vecinos, para evitar accidentes”.

Fuente:  Vanguardia Liberal