creciente

Esta fue parte de la tragedia que sumió en el dolor a los chucureños hace cuatro años y que dejó cerca de 140 familias afectadas, además de una decena de muertos. Ahora todos mantienen con los ojos puestos en el clima para evitar que hechos como estos vuelvan a enlutar al municipio. (Foto: Archivo/VANGUARDIA LIBERAL )

Después de que en 2011, el 18 de mayo exactamente, una avalancha sumió en el dolor a San Vicente de Chucurí, todos parecen haber aprendido la lección y se mantienen alertas a los comportamientos del clima con el fin de estar preparados para las emergencias que se puedan presentar con las lluvias de los últimos días.

De acuerdo con lo expresado por el Cuerpo de Bomberos de este municipio las lluvias que han visitado a San Vicente de Chucurí en los últimos tres días no son un peligro, sin embargo, mantienen un constante monitoreo de las zonas de riesgo y las fuentes de agua.

“La semana anterior hubo días muy soleados y los últimos tres días se ha presentado lluvias ligeras, las más fuerte fue anoche (lunes) que duró como una hora y media, pero en la mañana nuevamente el sol hizo que la tierra se reafirmara.

Pero, aun así, nosotros hicimos un control con la comunidad que vive en las zonas altas para saber cuál era la situación de riego y realmente todo está en calma”, aseguró uno de los voluntarios del Cuerpo de Bomberos de San Vicente de Chucurí.

Aunque hasta ahora se inició la temporada de lluvias en este municipio, la administración local asegura que debido a las lluvias se han tomado medidas de precaución.

“En realidad hasta el momento, solo el lunes en la noche hubo presencia de lluvias fuertes, no obstante, se han hecho charlas con la comunidad y en diferentes zonas del municipio tenemos personas que se comunica con nosotros por medio del sistema de alertas tempranas, eso nos ayuda a mantenernos alerta a cualquier novedad”, explicó Luis Abelardo Ramírez, encargado del Control del Riesgo en este municipio.

¿Qué pasó con los damnificados?

Algunas de las personas que perdieron sus pertenecías materiales, al igual que a miembros de sus familias aún viven en este municipio, ese es el caso de Gladys Badillo, quien vivía en la zona La Bomba, ella asegura que fueron reubicados y que aún recuerda con angustia y dolor ese día.

“A nosotros nos reubicaron en el sector que llaman La Cabaña, estamos un poco cerca a la quebrada, aunque no tanto como antes”, explicó Gladys Badillo.

Como la de ella fueron más de diez familias que perdieron a seres queridos y por los menos 100 más que resultaron afectadas por la avalancha de la quebrada Las Cruces.

“Casi a todos nos sacaron de ahí, algunos viven en este mismo sector y otros están en otras partes del municipio, otros se fueron”, añadió Gladys Badillo.

Publicada porKAREN JOHANA MANTILLA / Vanguardia.com