La decisión fue proferida por el Juzgado Primero Civil del Circuito Especializado en Restitución de Tierras de Bucaramanga, luego de analizar los argumentos expuestos por la dirección territorial Magdalena Medio de la Unidad de Restitución de Tierras. Según señaló la territorial Magdalena Medio de la Unidad de Restitución, el solicitante, su esposa e hijos, decidieron en los años ochenta abandonar la finca e instalarse en una vereda del municipio de San Vicente de Chucurí, donde vivieron varios años. Narraron las directivas de la territorial Magdalena Medio de la Unidad de Restitución que los intentos de regresar, “que nunca perecieron en esta familia, se vieron truncados cuando, luego de un mes de haber retornado a su predio, miembros de las Águilas Negras les informaron que debían dejarles unas cuantas hectáreas para el cultivo de cocaína”. Tal requerimiento los obligó nuevamente a abandonar su tierra. La Unidad de Restitución aclaró que el predio La Cordillera quedará bajo la administración de la Corporación Autónoma Regional de Santander (CAS). El solicitante, por su avanzada edad y porque el predio La Cordillera está catalogado como zona de preservación ambiental, obtendrá una compensación monetaria o en especie a cargo del Fondo de la Unidad de Restitución de Tierra. La CAS se encargada del mantenimiento y utilización de las áreas forestales, además de implementar un plan de contingencia ambiental para garantizar que sean destinadas a los fines establecidos de acuerdo a su naturaleza jurídica.

Fuente: Vanguardia liberal / MARCELO ALMARIO CHÁVEZ

]]>