Barrancabermeja encabeza la lista de 11 localidad en la cuenca media del río Magdalena que han tenido que declarar calamidad pública, debido a las graves afectaciones que deja la creciente.

Y es que la principal arteria fluvial de Colombia no ha hecho otra cosa que llenarse de agua y alcanzar las veredas y cabeceras de los municipios ribereños, dejando afectados que ya se cuentan por miles.

Otras localidades que también declararon calamidad pública son El Carmen de Chucurí, Puerto Wilches, Sabana de Torres, Cantagallo, Simití, Yondó, Puerto Berrío, Puerto Triunfo, Puerto Nare y Puerto Boyacá.

En el Puerto Petrolero el río se había logrado colar ayer en la mañana por el sector del Muelle e hizo que los comerciantes de la Asociación de Beneficio Campesino tuvieran que salir de sus locales.

Los barrios La Campana, Arenal, Las Playas y Cardales presentaban anegaciones debido a afectaciones por el alcantarillado, el cual termina en ciénagas que hoy están a punto del desbordamiento.

Otra creciente

El aumento en los niveles del río Magdalena, que ya se registran en poblaciones como Honda (Tolima) y Puerto Salgar (Cundinamarca), permite pronosticar que en Barrancabermeja el agua seguirá llegando a borbollones.

En esta última localidad el nivel del río Magdalena ha aumentado un metro con 20 centímetros en los últimos cuatro días.

“Aún se está adelantando el censo en Barrancabermeja porque el terreno rural es muy extenso y los funcionarios no han terminado de llegar a todas las zonas afectadas”, dijo Roberto Bernal, coordinador Operativo del Consejo Local de Gestión del Riesgo.

De subir más el nivel del río Magdalena, es probable que varias familias de la zona urbana tengan que abandonar provisionalmente sus viviendas.

“Por lo general las personas nos piden que le armemos las carpas cerca de la casa para estar pendientes, entonces se busca un sector alto”, comentó Bernal.

En la zona rural la situación sigue siendo crítica. Hay 10 veredas inundadas.

En la región

Puerto Wilches: El 90% de la zona rural está inundada, con afectaciones en 26 de las 30 veredas. El censo habla de cerca de 1.500 familias afectadas, la mayoría en la zona rural. Esta semana el Consejo Local de Gestión del Riesgo trasladó la boya hacia el sector del Arenero, debido al riesgo que hay de que colisione con la muralla y se hará entrega de ayuda humanitaria a los damnificados.

Cantagallo: Desde el pasado 12 de mayo se declaró la calamidad pública. Se estima que la creciente ha dejado 800 familias damnificadas en tres barrios del área urbana y 20 veredas.

Puerto Boyacá: En alerta roja se encuentra esta localidad del Magdalena Medio, pues el río superó en 20 centímetros la cota de desbordamiento. Se estima que hay 1.000 familias damnificadas en los sectores rural y urbano. El Consejo del Riesgo ya recomendó a la Alcaldía que se declarara la calamidad pública.

Simití: Varias veredas reportan inundaciones en cuatro corregimientos de la localidad. Una muralla que contenía un brazo del río Magdalena se desbordó y logró que el agua ingresara al casco urbano. Se declarará calamidad pública.

Fuente: Vanguardia Liberal / SONIA LUZ SUÁREZ SALAZAR