La Superintendencia de Puertos y Transporte dio un ultimátum de una semana a las empresas que prestan servicios de recorridos turísticos en el embalse Topocoro de Hidrosogamoso para que incorporen el sistema de tiquetes que exige la ley.

A cada pasajero se le debe entregar un boleto con el nombre de la empresa, el número de la patente de la embarcación y en el que se deje claro que existe una póliza.
Lo que evidenció la Superintendencia en operativos realizados conjuntamente con la Policía es que algunas compañías entregaban tiquetes sin la información necesaria y otras ni lo suministraban.

Con ese recibo los usuarios pueden reclamar en caso de que ocurra algún accidente, sin necesidad de acudir a procesos judiciales.

Si el próximo fin de semana los transportadores no han corregido está situación no podrán navegar y serán multados.

Horacio Acero, líder de la regional Santander de la Superintendencia de Puertos y Transporte, recomienda a los turistas exigirles a las empresas que muestren la certificación del Ministerio de Transporte para operar y verificar si el conductor cuenta con su licencia.
“Estas embarcaciones son como un carro. Deben tener tarjeta de propiedad, para operar tienen que llevar una patente y los conductores tienen que someterse a pruebas para poder manejarlas”, explicó Acero.

Actualmente hay cuatro empresas, con un total de 18 embarcaciones, legalmente constituidas y habilitadas para prestar servicios en Topocoro.

De esas, solo tres están recibiendo al público, pues una está terminando la construcción de embarcaciones de hasta dos pisos, las primeras de ese tipo que transitarían en este embalse.
También hay otras compañías que están en el proceso ante el Ministerio de Transporte para quedar habilitadas.

“El turismo sigue creciendo en esta zona. Sabemos que una sola empresa puede transportar hasta 200 personas en un día”, manifestó Acero.

Para Amparo Rincón, quién está adelantando los trámites para constituir su empresa, la legalización es la mejor manera de evitar que se presenten incidentes, que “a futuro lo que harían sería afectarnos a nosotros porque se bajaría el flujo de turistas. Por eso es que los controles son tan necesarios”.

En eso coincidieron las autoridades, que apuntaron que una tragedia como la que ocurrió en Guatapé (Antioquia) -con 9 muertos- sería de mayores proporciones en Santander porque mientras allá la mayor profundidad es de 70 metros, acá es de 340 en el punto más hondo.Aunque se tiene conocimiento de que hay quienes ofrecen transporte informal en la zona, aún no hay registro de multas porque cada vez que se hacen operativos estos dejan de trabajar.

“Nos corresponde adelantarnos a posibles anomalías que se presenten en el transporte y el turismo. Seguiremos con una serie de controles, específicamente en el tema de documentos y el estado tecnicomecánico de las embarcaciones para evitar hechos para lamentar”, aseveró el subcomandante de la Policía del Área Metropolitana de Bucaramanga, coronel Diego López.
Ordenamiento es vital

El hecho de que aún no se haya aprobado el Plan de Ordenamiento del Embalse hace que prolifere la informalidad, de acuerdo con el líder de la regional Santander de la Superintendencia de Puertos y Transporte.

Ese documento, que la Asamblea departamental no ha aprobado, incluyó 22 puntos en los que se pueden ubicar los puertos, sobre todo por la vía hacia Barrancabermeja y San Vicente de Chucurí.
“Entre más tiempo se deje pasar las personas empezarán a aventurarse a instalar puertos informales y a prestar servicios que no deberían”, sostuvo Acero, quien añadió que lo importante de ese plan es que define cuales actividades se pueden realizar y en que sectores para tener más control.

● El apunte
Las inspecciones fluviales, adscritas al Ministerio de Transporte, son las encargadas de entregar las licencias de conducción a los motoristas, como se les conoce a quienes manejan estas embarcaciones, y la patente, que es la autorización para transitar.
La patente se renueva cada tres o dos años, dependiendo de la embarcación, después de una evaluación técnica que también realizan las inspecciones.
En Santander solo está la ubicada en Barrancabermeja, por lo que la Gobernación pidió al Ministerio habilitar una más cercana a la zona del embalse.

● Los datos
Hay cuatro empresas autorizadas para prestar servicio turístico en embalse.
De las 7.000 hectáreas que componen el embalse. 5.724 serían para turismo.
La gobernación presentará de nuevo el plan de ordenamiento a la Asamblea.
En el embalse hay puntos en los que se generan olas de hasta un metro de altura.

 

Fuente:  Periódico ADN Bucaramanga