según el Director de Gestión de Riesgos y Desastres de Santander, Ramón Ramírez, en el departamento los sismos se han registrado de la siguiente manera; en Los Santos 1.351, en Zapatoca 394, en El Carmen de Chucurí 56, en Santa Helena del Opón 42, enBetulia 41, en Villanueva 34, en El Playón 33, en San Vicente de Chucurí 32, en Landazurí 17 y en Jordán 15 sismos.

En lo que va corrido de 2016, en Santander se han registrado 2.201 sismos. El más fuerte ocurrió el pasado 11 de febrero, con una intensidad de 4,8 de magnitud de momento. Sin embargo, la mañana de este miércoles, los santandereanos se levantaron con un sismo de 4,3 de magnitud de momento, con epicentro en Los Santos.

Según el Servicio Geológico Colombiano, el movimiento telúrico que sacudió parte de Santander este miércoles 20 de abril, se registró a las 12:35 a.m., con una profundidad de 140 kilómetros. Hasta el momento, no se han registrado heridos ni daños materiales a raíz de este sismo.

El sismo de 7,8 de magnitud de momento (Mw), que sacudió a Ecuador el pasado sábado 16 abril, y las múltiples réplicas que han ocurrido en las últimas horas, encendió las alarmas de Santander, considerando que en la región se ubica la segunda zona sísmica del mundo en la Mesa de Los Santos.

Es importante explicar que los eventos sísmicos, son medidos por la escala de magnitud de momento (Mw) porque esta, diferencia de la escala de Richter, no compara un movimiento telúrico con otro, sino que calcula el valor absoluto de cada evento sísmico. Es decir, mide la energía liberada por el terremoto.

Para contrarrestar una posible emergencia a raíz de un sismo de grandes magnitudes, y ante lo sucedido en Ecuador, la Oficina de de Gestión de Riesgos y Desastres de Santander emitió una circular en donde realiza un llamado y unas recomendaciones a las diferentes administraciones municipales del departamento.

Además, en la circular,Ramírez señala que la Oficina de Gestión de Riesgos y Desastres de Santander está preparada para brindar el apoyo necesario en caso de que se registre una emergencia como la que sacudió al vecino país en el departamento. “Contamos con equipos de última tecnología y personal capacitado y calificado, que están a disposición para ser utilizados cuando se registren este tipo de situaciones”.

Por su parte, Cristian Madiedo, director de Gestión de Riesgo de Floridablanca, señaló que con el sismo del pasado 10 de marzo de 2015, se pudo constatar que la comunidad no sabe cómo actuar ante una emergencia como esta.

“La gente salió corriendo, se devolvía por los celulares, o simplemente no seguían las rutas de evacuación. La comunidad sigue en desinformación respecto a esos temas y está poco capacitada en lo que las rutas de evacuación se refiere”, indicó Madiedo.

Así mismo, el funcionario afirmó que en caso que se presente ese tipo de eventualidad, “estamos mal en capacidad hospitalaria. Las IPS del municipio no poseen los recursos necesarios para atender siquiera a 50 personas heridas por una catástrofe”

Además, Madiedo señaló que en Floridablanca aún se debe manejar el tema del apoyo mutuo de las ambulancias con las IPS, pues solo las ambulancias son las autorizadas para trasladar heridos y en una situación de sismo se debe evitar en lo posible los mal llamados ‘paseos de la muerte’.

Madiedo le contó a Vanguardia.com que por parte del organismo de Gestión del Riesgo del municipio sí están preparados para afrontar una emergencia de estas magnitudes. Pero que es necesario que la empresa privada, centros comerciales, universidades y barrios, estén en constante capacitación para que las personas sepan cómo deben actuar frente un posible terremoto.

“La gente siempre adopta medidas sobre la marcha de los desastres naturales” Gestión del Riesgo de Girón

A su turno, Fredy Lupo Silva, director de Gestión del Riesgo en Girón, señala que es necesario que las personas creen una cultura basada en la política nacional del riesgo.

“Los ciudadanos deben preparar, en primera medida cada quien en sus hogares, un plan de gestión del riesgo familiar, en donde se identifiquen los escenarios, rutas de evacuación y puntos de encuentro. De esa manera, se evita que los sistemas de socorro colapsen y se generen ‘infartos telefónicos’”, explicó Lupo.

Así mismo, el funcionario señaló que los municipios deben activar sus planes municipales de riesgos de desastres, como también tener articulados a todos los organismos de socorro, para atender la emergencia.

Lupo Silva además recomendó a la comunidad que se deben revisar todas las estructuras construidas antes de 1994. “Si la vivienda tiene más de 22 años de construida, se le deben reforzar las estructuras para mitigar los posibles daños que pueda generar un sismo”.

Además, el Director del Riesgo de Girón indicó que desde hace dos años se trabaja de la mano con el Sena, capacitando a comunidades vulnerables para que estén preparadas ante cualquier eventualidad sísmica.

A su turno, Julián Arismendi, director de Gestión del Riesgo de Piedecuesta señaló que en el municipio se han realizado diferentes simulacros en las instituciones de educativas. En esas actividades, los niños no solo aprenden a saber reaccionar frente a una catástrofe de este tipo, sino que también aprenden primeros auxilios.

Además, Piedecuesta ha participado en los diferentes simulacros que se han realizado en el ámbito nacional respecto al tema sismológico. “Esperamos que en el segundo semestre de 2016, se puedan realizar muchas más actividades de prevención que involucre a la mayor cantidad de gente posible y así capacitarlas para que estén preparadas para afrontar un sismo”,

sismo 02

Recomendaciones para tener en cuenta ante un sismo

La Oficina de Gestión de Riesgo de Santander recomienda a las autoridades activar los planes municipales de gestión de riesgo y las estrategias de contingencia ante un posible evento natural como un terremoto.

Así mismo, en las recomendaciones se enumera una serie de acciones a realizar antes, durante y después de un sismo. En primera medida, se le recuerda a la comunidad que debe constatar que su vivienda o lugar de trabajo son sismo resistente, participar en los simulacros de evacuación y establecer puntos de encuentro con familiares y amigos.

Además, mantener una reserva de alimentos no perecederos y agua potable, por lo menos para tres días. Y tener a la mano los números telefónicos de los organismos de socorro.

En el caso que se llegue a registrar esta catástrofe natural, durante la situación se le recomienda a la comunidad ubicarse en sitios seguros, agacharse, cubrirse y protegerse. Alejarse de las ventanas, vidrios o espejos pesados, que puedan ocasionar heridas. Dirigirse a las salidas, manteniendo la calma y si se encuentra en un vehículo detener la marcha del mismo.

Ahora bien, después del evento sísmico, las personas deben buscar un medio de comunicación, lo más recomendado es la radio, para conocer las medidas de emergencia adoptadas por las autoridades. Si ha quedado atrapado bajo los escombros, procurar utilizar una señal visible o sonora. No trate de encender fuego, ni mucho menos moverse, pues eso podría empeorar la situación. Gritar siempre debe considerarse como la última opción, ya que se pueden perder energías e ingerir polvo.

Cabe señalar, que en Santander el sismo más fuerte que se ha registrado en los últimos años aconteció el pasado 10 de marzo de 2015, con una intensidad de 6,6 de magnitud de momento, y con una profundidad de 7,4 kilómetros. En la calamidad, no se registraron fallecidos, pero sí múltiples daños a estructuras en varios municipios del departamento.

Fuente y fotografias de: Vanguardia liberal