6256817 (Este número es solo para compra de publicidad) sanvicentedechucuri@gmail.com

aguacates
“En el desarrollo de los planes hortifrutícolas del departamento se tiene en cuenta el potencial de las zonas. Por ejemplo, el aguacate en San Vicente de Chucurí y el Carmen de Chucurí, donde las variedades criollas son muy asentadas y ahora se trabaja con las que son introducidas, que son de alta producción”.

El desarrollo frutícola en Santander se dio sin planificación y concentración, salvo los cítricos y la piña en Lebrija, cultivó que desapareció.

De acuerdo con Juan Pablo Salamanca Hernández, coordinador departamental de Asohofrucol, atendiendo las proyecciones que se tienen en Santander y que corresponden al Plan Frutícola 2020, la nueva expansión se trabaja técnicamente, con capacitación, implementación de las Buenas Prácticas Agrícolas, BPA, y asociatividad de los productores.

Según el coordinador, cuando se tenga plenamente establecido el primer plan, se trabajará con otras frutas que son consideradas igualmente competitivas. En ese renglón se destacan maracuyá, piña, guayaba y guanábana.

Como van las siembras y planificación, Santander dejará de ser un simple productor de frutas, a convertirse en una potencia en ese ramo en el ámbito nacional. El departamento le apunta a ser un fuerte jugador en mora de castilla, cítricos y aguacate.

“Santander tiene varias fortalezas: sus condiciones de suelo y clima son ideales, es un punto equidistante a los potenciales centros de comercialización del país y la cultura de trabajo de sus campesinos es muy fuerte y segura”, agregó el directivo.

El primer productor

Según los datos entregados por Asohofrucol, Santander ya es líder nacional en las siembras de varios cultivos de frutas.

Se destaca la mora de castilla con 1.600 hectáreas, que tienen su mayor área en Piedecuesta.

Igualmente, es número uno en aguacate con 42 mil hectáreas de variedades criollas en la zona donde a su vez, Santander es el mayor productor de cacao: San Vicente y El Carmen.

Se tienen 6.500 hectáreas en cítricos teniéndose las mayores concentraciones en Lebrija, Rionegro, Socorro y San Gil.

También el mayor asentamiento de guayaba silvestre se tiene en la provincia de Vélez, fruta que es la materia prima para la confección del reconocido bocadillo.