6256817 (Este número es solo para compra de publicidad) sanvicentedechucuri@gmail.com

El crudo afectó una extensión de 1.900 hectáreas de terreno.

El trabajo, que ya completa dos semanas por parte de un equipo especializado de Ecopetrol, permitió llegar al fondo del pozo La Lizama 158 el cual generó gran contaminación por vertimiento de crudo.

El presidente de la entidad, Felipe Bayón, señaló que ante este trabajo que se va a adelantar será necesario reubicar a docentes y niños de una escuela cercana, porque ahora viene el proceso de sellamiento.

Se trata de un trabajo de alta ingeniería que se adelanta con el Snubbing Unit, traído desde Estados Unidos y con el cual se ha adelantado inicialmente una perforación junto al yacimiento y a partir de allí empezar la fase definitiva.

En esa zona, dijo el directivo, se requiere garantizar la seguridad de las comunidades aledañas al sector, y en concordancia con las medidas preventivas es necesario que los niños y el personal docente de la escuela La Lizama sean trasladados a un lugar más retirado. También serán reubicadas provisionalmente varias familias asentadas en inmediaciones del sector Pozo Quemado.

De estas actividades fueron informadas las autoridades competentes, así como las del municipio de San Vicente de Chucurí y en Barrancabermeja, indicaron voceros del Comité de Gestión del Riesgo.

Los pescadores de la zona señalaron que con Ecopetrol se concertó una estrategia de trabajo conjunta para generar oportunidades de ocupación laboral, lo que ha llevado a vincular a por lo menos 900 personas que viven en el lugar.

El crudo afectó una extensión de 1.900 hectáreas de terreno, además del Caño Seco y la quebrada La Lizama, y generó la muerte de por los menos 2.500 animales.

Las causas de la emergencia presentada por afloramiento de crudo aún no ha sido establecidas por Ecopetrol, aunque expertos de la UIS indicaron que podría tratarse de un mantenimiento inadecuado con caída de materiales.