6256817 (Este número es solo para compra de publicidad) sanvicentedechucuri@gmail.com

Tres nuevas especies de arañas denominadas saltarinas, por la forma en la que se mueven, han sido detectadas en los departamentos colombianos de Tolima, Magdalena y Santander. Estos arácnidos se diferencian de los demás por sus caracteres reproductivos.

A diferencia de otros artrópodos, como las hormigas, no caminan, sino que utilizan las patas posteriores para saltar, lo que les permite cazar activamente. Además, no construyen telarañas como es habitual, son errantes y van caminando por distintos lugares en busca de sus presas.

Así lo confirmó William Galvis, estudiante del Departamento de Biología de la Universidad Nacional de Colombia (U.N.), quien explica que gracias a las características morfológicas de estos individuos se determinó que se trataba de especies no reportadas, informa la agencia de noticias de la Universidad Nacional de Colombia.

Según el investigador del Laboratorio de Aracnología y Miriapodología del Instituto de Ciencias Naturales (ICN), este grupo de arañas se diferencian por sus caracteres reproductivos, que presentan diferente morfología en los machos y en las hembras.

“Este es un grupo de organismos que previamente no se conocían para la ciencia ni para Colombia ni en otro lugar del mundo”, aseguró el investigador. Para tener la certeza de que son nuevos hallazgos, las arañas son colectadas, se llevan al laboratorio “y allí se examina si corresponden a algo que alguien ya describió o si se trata de un nuevo hallazgo”, explicó.

La Chapoda gaitana, como fue nombrada una de las especies, es una araña saltarina hembra encontrada camino a la Quebrada El Salado en la finca La Gaitana, en el municipio de Rovira (Tolima).

Tiene una longitud total de 3,71 milímetros y sus patas son blancas con manchas negras. Otro rasgo distintivo es su epigino (abertura genital femenina en las arañas), el cual no coincide con las demás especies de su género.

En cuanto a Chapoda sanlorenzo, la segunda especie encontrada, en principio hallaron un macho en el sector de San Lorenzo, corregimiento de Minca (Santa Marta) en un ecosistema intervenido muy húmedo de alta montaña. Este tenía una longitud total de 4.47 milímetros y abdomen blanco con manchas irregulares grises. La hembra de esta especie tenía una longitud total de 5.51 milímetros.

Por último, se encontró un macho de la especie Chapoda suaita en el bosque de la Fundación San Cipriano, en Suaita (Santander), aunque también se reportó en el municipio de San Vicente de Chucurí. Su tamaño alcanza 3,49 milímetros y fue colectada en un ecosistema andino muy húmedo premontano, así como en arbustos bajos en un bosque intervenido.

Adicionalmente, el investigador encontró un nuevo sistema estridulatorio, es decir, caracteres morfológicos (crestas y pelos) que les permite a las arañas producir sonidos que pueden ser o no audibles para los humanos.

“El sonido es utilizado en interacciones dentro de la misma especie, para que un macho reconozca a una hembra o para que dos machos se reconozcan entre sí y viceversa. En ocasiones también utilizan el sonido para defenderse y hay muchos casos en que este solo se escucha entre ellas”, comentó el biólogo

]]>