6256817 (Este número es solo para compra de publicidad) sanvicentedechucuri@gmail.com

Tras diez meses de haberse fijado varios acuerdos entre la Gobernación de Santander, Isagén y 73 familias afectadas por la construcción de la represa del río Sogamoso, y que durante seis meses protestaron en Bucaramanga, no se ha entregado el predio y los proyectos productivos que prometieron las dos entidades para compensar a los pescadores y agricultores.Aunque Isagén ya tiene listo el terreno de 50 hectáreas con el que se comprometió, la propiedad se dejó a disposición de la Gobernación para que el ente territorial lo entregue a estos núcleos familiares ubicados en zonas rurales de Betulia, Zapatoca y San Vicente de Chucurí.

Según lo explicó el secretario del interior de Santander, Manuel Sorzano, la decisión “proveería un proceso muy largo pues se necesita una ordenanza aprobada por la Asamblea para que el predio entré a los bienes del departamento y posteriormente a través de otra ordenanza, sea avalada la entrega del predio por la corporación para dárselo a estas personas”.

La profesional administrativa y de gestión de la Defensoría del Pueblo en Santander, Nancy Chaparro, manifestó que la demora se debe a que la documentación y las escrituras del terreno se entregaron a finales del 2015, cuando los diputados salieron a vacaciones, y hasta el momento no se han realizado sesiones ordinarias ni extraordinarias para tratar el tema de las ordenanzas.

Además, como lo manifestó el secretario de agricultura de Santander, Luis Rodolfo Vargas Gómez, preocupa que “dentro del presupuesto de la Gobernación no están establecidos en el Plan de Desarrollo los costos notariales ni el pago de ninguna escritura si se realiza el traspaso”.

Ante la situación, funcionarios de las secretarías del Interior y Agricultura estudian la posibilidad de hacer un convenio con Isagén para no ingresar el lote a los bienes del departamento para darle mayor celeridad al proceso.

Los proyectos ‘frenados’ por el predio

Los proyectos productivos con los que se comprometió la anterior administración departamental tampoco se han ejecutado porque, según los funcionarios, se necesita que la gente decida que hará en el predio dependiendo de las características del terreno.

Según la Secretaría de Agricultura en el Plan de Desarrollo quedaron estipuladas inversiones para la zona de Hidrosogamoso que apoyarían las iniciativas, entre las que se analizan con la comunidad opciones como los cultivos de cítricos, cultivos frutales y la ganadería caprina.

Además de estas dificultades, en la asociación conformada por las 73 familias no hay un consenso frente a si recibirían o no la propiedad. Una de los voceros de la organización, Jazmín Rondón, aseveró que algunos de sus miembros argumentan que el lugar no tiene una fuente de agua cercana y que para desplazarse hasta el predio, que está a 20 minutos en carro de San Vicente de Chucurí, muchas personas gastan diariamente cerca de 100 mil pesos diarios.

Los campesinos han insistido en que se presentó reducción de la pesca y que persisten los malos olores que genera la descomposición del material orgánico que fue inundado en 7.000 hectáreas.Los gugareños de los sectores aguas debajo de Hidrosogamoso han ido desalojando sus casas pues con la construcción de la represa se vieron disminuidas la realización de sus principales actividades como la pesca y la agricultura, por lo que piden una solución rápida para sostenerse económicamente.

La hidroeléctrica, que comenzó la generación de energía en diciembre del 2014, le costó a Isagén 4,1 billones de pesos y produce 5.056 gigavatios por hora al año, energía que demanda el país en 12 meses.

Después de que el estado vendió a la empresa canadiense Fondo Brookfield sus activos de Isagén por 6,5 billones de pesos el presidente, Juan Manuel Santos, insistió en que los nuevos directivos de Isagén deben cumplir con los compromisos adquiridos con la comunidad.

]]>