Fotografía: EL Carmen de Chucurí

En Norte de Santander la temporada de calor alcanza temperaturas de hasta 40° sin embargo la época de lluvias también afecta seriamente al 60% de los municipios.


“Cada municipio tiene identificadas sus zonas de mayor afectación pero históricamente los sectores que se afectan seriamente cuando hay lluvias son el municipio de Santiago en el sector del Alto de los compadres, los cerros, y los ríos tienden a aumentar su nivel”

El alcalde del municipio de Santiago, José Ramírez, señala que al igual que el resto de los municipios en el POT y Plan de manejo, tienen contempladas acciones para mitigar las emergencias. Sin embargo la situación, es mucho más grave ya que se trata de cerros que pueden colapsar y caer sobre algunas viviendas.

“El municipio queda incomunicado cada vez que llueve y está amenazado por el cerro de la Cruz que puede deslizarse y afectar a más de 400 familias. Los geólogos han venido a evaluar la situación pero los costos para estabilizar esos cerros superan los 10 mil millones de pesos. Nosotros ya radicamos ese proyecto en el la Dirección Nacional de Gestión del Riesgo pero la respuesta es que no hay recursos”

El municipio de Toledo también está viendo seriamente afectada la movilidad desde hace dos semanas. Hay represamiento de vehículos con productos agrícolas debido a los derrumbes. Algunas familias fueron evacuadas por estar en zonas de alto riesgo y las fuentes hídricas han aumentado su nivel.

En Santander las lluvias comenzaron a sentirse con mayor fuerza en los municipios de Carmen de Chucurí y Coromoro donde hay riesgo represamiento de fuentes hídricas, riesgo de deslizamiento y las principales vías quedan incomunicadas dificultando el transporte de productos agrícolas.

El Coronel Miguel Gómez, coordinador de Gestión del Riesgo, señaló que la ley 1523 contempla que hay que evacuar a las personas que estén habitando zonas de alto riesgo y estar atentos a cualquier emergencia. “En Santander, estos fenómenos naturales de lluvias son recurrentes por estar ubicado el departamento en cordillera. Sin embargo, por el momento aun no se registran zonas de alerta y cada municipio cuenta con sus planes de atención de emergencia”

El alcalde de Carmen de Chucurí, uno de los municipios afectados por lluvias, señala que cuando llueve deben recurrir a máquinas retro excavadoras para remover el lodo que queda en las vías y dificulta la movilidad. “Se requiere una máquina pesada para hacer un muro de contención. Otro problema es el río la Vergerana que comunica alas comunidades de Delias alto, Delicias Bajo y Honduras se crece al igual que el río que está en Puente casino que da hasta Santa Elena del Opón también se desborda y nos deja incomunicadas a varias comunidades”.

Pese a contar con el POT y plan de manejo ambiental, las acciones para la atención de emergencias solicitan mayor atención por parte de Gobierno para mitigar los efectos que dejan las lluvias y construir un muro que no permita el deslizamiento de tierra cuando hay lluvias; pues son cerca de 1500 familias las que resultan seriamente afectadas debido a que la situación se repite cada vez que se reactiva la temporada invernal.