6256817 (Este número es solo para compra de publicidad) sanvicentedechucuri@gmail.com

El municipio de San Vicente de Chucurí vive una paradoja. Hace pocas semanas la Alcaldía debía llevar agua a algunas de sus veredas debido a la sequía. Hoy la comunidad está en vilo porque luego de un fuerte aguacero las quebradas Las Cruces y Cantarranas subieron su nivel hasta su cota de inundación.

Un gran susto se llevaron ayer en la madrugada los habitantes de San Vicente de Chucurí al notar que las quebradas que atraviesan la cabecera municipal, las mismas que ocasionaron la avalancha del 18 de mayo de 2011, volvían a crecer súbitamente mientras caía un torrencial aguacero sobre el Municipio.

Según reportó Luis Emilio Cuevas, secretario de Gobierno de esa localidad, hacia las 2:00 de la madrugada las quebradas Las Cruces y Cantarranas empezaron un vertiginoso ascenso en sus niveles.

“Estas quebradas subieron el caudal al límite de la cota de inundación, pero afortunadamente dejó de llover porque si no hubiera sido una emergencia más grande”, dijo el funcionario.

Sin embargo, destacó que de manera preventiva los organismos de socorro tuvieron que evacuar a cinco familias que habitan el barrio Orocué, ubicado a orillas de estos afluentes.

“Las evacuamos por tres horas mientras empezó a descender el cauce de la quebrada Las Cruces que fue la que sufrió la avalancha de 2011”, agregó.

El funcionario, además, recordó que las lluvias en San Vicente de Chucurí han aumentado progresivamente en las últimas dos semanas.

Según se pudo establecer, hacia las 6:00 a.m. de ayer el nivel de las quebradas empezó a descender a medida que las lluvias cesaban en la parte alta de la localidad.

Deslizamientos

El riesgo de avalancha no fue el único vestigio que dejó la lluvia del pasado martes en la madrugada para los chucureños. En varias veredas se presentaron deslizamientos de tierra.

“Las veredas afectadas son Palmira, Cantagallos y Guamales. En esta última la vía de acceso se encuentra cerrada y la maquinaria del Municipio se trasladó al sitio para atender la situación”, dijo Cuevas.

Una de las primeras medidas que se había tomado ante el nuevo panorama climático fue la semana pasada cuando el Consejo Municipal de Gestión del Riesgo sesionó para evaluar el estado de los equipos que hacen parte del sistema de alertas tempranas.

“Hay muchos radios que están fuera de servicio, pero los que sirven los tenemos activos y tenemos un monitoreo constante en la cabecera donde nacen las quebradas”, aseveró el Secretario de Gobierno.

En este monitoreo los principales colaboradores son los habitantes de las veredas ubicadas en la parte alta, que con radios de comunicación son los encargados de informar sobre cualquier cambio en el caudal de las quebradas que atraviesan el casco urbano de San Vicente de Chucurí.

Racionamiento

Mientras la mayoría de chucureños teme una creciente súbita de las quebradas, hasta hace varias semanas en la parte baja del municipio sufrían los embates de la sequía.

El secretario de Gobierno Luis Emilio Cuevas confirmó que desde que iniciaron las lluvias en marzo se suspendió temporalmente el suministro de agua para sectores como el corregimiento Yarima.

“En este momento no sabemos si todavía estamos en el fenómeno de El Niño o si ya se metió el invierno”, señaló.

Fuente:  Vanguardia