6256817 (Este número es solo para compra de publicidad) sanvicentedechucuri@gmail.com

Fallo de la Contraloría calificó de culpa grave su actuación y deberían pagar $1.188 millones.

La Contraloría General de la República, Gerencia de Santander, halló responsables de presunto daño fiscal, con “culpa grave”, al actual alcalde de San Vicente de Chucurí, Ómar Acevedo Ramírez, y al exalcalde del mismo municipio, Luis Ernesto Esteban Macías, porque no pusieron en funcionamiento el Centro Municipal de Transportes, obra que se viene ejecutando en el municipio desde el 2008.

Por esta circunstancia los antes mencionados, al igual que la compañía de seguros La Previsora S.A., deberían responder por $1.188 millones, monto en el cual fue tasado el presunto daño fiscal cometido por los implicados.

Este fallo, proferido la semana pasada y del cual ya tienen conocimiento los implicados, es apenas la primera instancia, es decir, ellos tienen la posibilidad de apelar la decisión de la Contraloría, para lo cual tienen 10 días. Ellos deberán allegar pruebas que justifiquen sus actuaciones para que puedan ser absueltos, de lo contrario, estarían obligados a pagar el daño fiscal.

En este proceso también estaba vinculada la exalcaldesa de San Vicente, Emilce Suárez Pimiento, a quien la Contraloría no halló culpable en el desarrollo del proyecto del Centro Municipal de Transportes.

Sobre Suárez Pimiento el fallo señala que: “conforme a las pruebas obró con diligencia al dar continuidad a un proyecto necesario de terminal para transporte terrestre para el municipio de San Vicente de Chucuri (Santander) y logra aclarar en su exposición libre y espontánea, descargos y pruebas aportadas, su diligente gestión fiscal en la inversión de los recursos públicos, que fueron ajustados a una necesidad que debía ejecutarse por fases con solución de continuidad por parte de los gobiernos de turno”.

La investigación

La investigación de la Contraloría que dio origen a este fallo inició en el 2015, luego de que el ente de control evidenció un hallazgo con incidencia fiscal en los recursos de regalías, porque para la ejecución de este proyecto se usaron dineros de este rubro.

La idea de crear un Centro Municipal de Transportes para San Vicente de Chucurí nació bajo la administración del entonces alcalde Ludwing Enrique Otero Ardila, quien invirtió $583 millones en la compra de Centroabastos, un predio de 750 metros cuadrados.

En este mismo gobierno, para poner en marcha el proyecto, se invirtieron $344 millones para hacer las adecuaciones necesarias al sitio, pues no contaba con las especificaciones técnicas para un centro de transportes.  En sus inicios, se definió que la ejecución de las obras sería por fases, es decir, que los gobiernos siguientes al de Otero Ardila debían darle continuidad a los trabajos hasta que la terminal entrara en servicio.

La intención con estos dineros era construir seis oficinas de despacho de las empresas de transporte intermunicipal (2 empresas con 12 rutas diarias), veredal y urbano (3 empresa de taxis); la construcción de un restaurante con su respectiva cocina, despensa y baños, cinco locales comerciales, áreas de acceso peatonal, sala de espera y adecuaciones generales como el mejoramiento de la red de desagües, entre otros.

A la llegada de Emilce Suárez Pimiento a la alcaldía se invirtieron $269 millones en el proyecto, y cuando asumió la alcaldía Luis Ernesto Esteban Macías se invirtieron otros $318 millones. Bajo la administración de Esteban Macías debió entrar en servicio la terminal, pero no fue así.

En ese sentido la responsabilidad pasó al actual alcalde, Ómar Acevedo Ramírez, quien tampoco puso en funcionamiento el proyecto y no reubicó a las empresas de transporte intermunicipales que prestan su servicio en el parque del municipio.

“No hay duda que al tratarse de la primera autoridad municipal se ha negado a trasladar los tres (3) operadores de transporte terrestre asentados en el parque principal al nuevo inmueble

Redacción:  www.sanvicentedechucuri.com “Chucureños en la red”