6256817 (Este número es solo para compra de publicidad) sanvicentedechucuri@gmail.com

Luz Mery Navarro, mamá de Óscar Felipe, perdió la cuenta del número de oportunidades que su hijo de 7 años le preguntó cuántos días faltaban para el viaje a Bucaramanga, ciudad que el niño solo había visto en videos y fotografías.

Óscar, quien vive a 30 minutos en moto de la escuela situada en el asentamiento rural Los Acacios, en San Vicente de Chucurí, fue uno de los 30 niños seleccionados por los seis profesores de la institución para conocer la capital de Santander, en una campaña liderada por Cacique El Centro Comercial, ADN y EL TIEMPO.

Óscar, al igual que Johán Sebastián, Sara Yulieth, Camilo Andrés y Jefferson, entre otros, aplaudieron y se abrazaron cuando la profesora Ángela Natalia Sierra les contó que habían sido seleccionados para ser beneficiarios de la campaña ‘Cumplimos sueños por Santander’, en la que sin costo alguno niños de apartadas veredas viajan a la ciudad para entrar por primera vez a un cine y disfrutar de una hamburguesa y juegos electrónicos, actividades que en su caserío no pueden hacer.

“La mayoría no conocía a Bucaramanga y en la hora y media de recorrido en el bus que nos puso la campaña quedaron maravillados con el paisaje de la represa de Hidrosogamoso -de la que son vecinos y no la habían visto- y cuando entramos a la ciudad un niño muy emocionado dijo que habían muchos países (barrios)”, agregó la docente.

► Entrada al centro comercial

Tras hacer un recorrido por la ciudad los niños, en compañía de sus profesores y algunos padres de familia, llegaron al Cacique El Centro Comercial y con sus pupilas dilatadas por la emoción, hicieron dos perfectas filas para recibir muy atentos una gorra y las instrucciones de los encargados de su estadía.

Olvidando por un instante los problemas de su comunidad, pues la mayoría vive en casitas de madera y polisombra en un asentamiento ilegal, los niños entre los 6 y 9 años ingresaron al lugar lleno de locales comerciales, heladerías, almacenes, restaurantes, casino y cinemas, entre varias atracciones.

Tras recorrer el sitio, observar la ciudad a través de un telescopio y posar brevemente para unas fotografías, los chicos ingresaron a una sala de Cine Colombia para ver la película Emoji.

En la cinta animada se muestra cómo viven en una ciudad los ‘emojis’ que aparecen en la aplicación de los celulares.
Los niños, en medio de su inocencia, decían que esa misma ‘magia’ (ficción) es la que necesitan para que su escuela de piso en cemento rústico, paredes de polisombra y botellas, y techo en calurosas láminas de zinc se transforme en el lugar con el que sueñan.

“Nos han dicho que la escuela, donde no hay puertas, no se puede mejorar porque está ubicada en una zona invadida donde hay cerca de 500 familias de desplazados y extrabajadores de la hidroeléctrica de Isagén”, dijo la profesora Ángela Sierra, quien al leer en ADN la historia del primer grupo que la campaña trajo a Bucaramanga, le escribió por Facebook a los organizadores contando su historia.

► Siguió la diversión

Con el ímpetu que les produjo la película los niños pasaron a McDonald’s para cantar, pintarse los rostros y comerse una hamburguesa.

Para finalizar su estadía, los visitantes llegaron hasta Arkadia, donde gozaron con los simuladores y juegos electrónicos que hay allí. Exhaustos pero felices, los chucureños regresaron ayer s su caserío.

►El Apunte

Marta moreno rincón, gerente del Cacique El Centro Comercial, precisó que este año serán 7 los grupos de niños de apartadas veredas que se beneficiarán con la campaña ‘Cumplimos sueños por Santander’. En total serán 210 los menores que viajarán a la capital santandereana.

Los siguientes dos grupos, que serían de las provincias Comunera y Soto Norte, vendrían en la segunda y última semana del próximo mes de septiembre.

► Los Datos

El primer grupo que viajó a Bucaramanga procedía de la vereda Pitiguao, de Mogotes.

Treinta niños de la vereda Barrionuevo de El Playón conformaron el segundo grupo.

Se han recibido más de 15 propuestas de escuelas en diferentes veredas de Santander.